¿Qué Es Ser Rico? Cómo Ser Millonario

El 12 Oct 2014, En Mentalidad por .

rich lifestyle hot girls

“Ser rico es tener mucho dinero y solo puedo serlo si me toca la lotería.”

Si piensas así y de verdad quieres saber como ser millonario, tienes que leer este post.

Este post no es un debate tipo: “lo que importa es la familia, no el dinero”. Tampoco un post pro-emprendimiento.

Este post es el primer paso para que seas rico.

En mi opinión no hay una elección vital mejor que otra. Yo tengo mi elección muy clara, pero no le veo demasiado sentido a intentar convencer a nadie.

Por mucho que busques cultura, experiencias, poder, diversión, o lo que sea, es una búsqueda a ciegas y entiendo que a la mayoría del borregoide común no le parezca excitante “buscar” con lo guapo que está el Gran Hermano, tron.

Al final son elecciones personales basadas en la necesidad de libertad. No puedo convencer a alguien de que elija un camino antiborreguil si no tiene ese impulso interior —o se lo han sofocado.

Este post trata de, si quieres ser rico/a, empezar a entender lo que significa, para poder ir a por ello!

Si no lo haces…

¿Qué sentido tiene trabajar mucho y ganar mucho dinero si no forma parte de un plan?

Si tengo la intención de retirarme y llegado el momento me sobra demasiado dinero, ¿he actuado con sensatez? (Suena a chiste, ya, pero ocurre —ejemplo: Felix Dennis).

Y lo más común: si tras 40+ años de vida laboral no has podido desarrollarte como persona y cumplir tus deseos más profundos… ¿qué mierda de vida es esa?

Lo Que De Verdad es Ser Rico

Todo lo positivo que hacemos en la vida tiene como fin aumentar nuestra libertad.

Cambiamos a un trabajo que paga más para tener más poder adquisitivo (libertad de comprar) y más libertad financiera, o a uno que paga menos pero nos deja más tiempo libre. Hacemos deporte para estar en forma y tener más libertad de movimiento (salud, agilidad) y libertad de elegir mejores parejas. Estudiamos cosas nuevas para saber más o conseguir mejores trabajos (libertad de elección).

Pero cuando queremos hacer algo, primero evaluamos si podemos hacerlo. Si no se puede o es muy arriesgado, normalmente no lo hacemos y elegimos una vía más fácil.

Intentar hacerte rico es una de las mejores decisiones que puedes tomar en tu vida. No hay nada como ser millonario para conseguir una libertad que la mayoría de gente no tiene. Es la llave para vivir tu vida como quieras.

Pero he destacado: “vivir tu vida como quieras” —no por casualidad.

El objetivo no es tener XX.XXX.XXX en tu cuenta. El objetivo es tener lo suficiente para vivir como deseas. Solo tenemos una vida y es absurdo vivir de otra manera.

Si no tienes grandes motivaciones y te basta con un trabajo que te deja un buen sueldo y el finde libre vives feliz, adelante.

No estoy hablando de ser billonario, sino de tener al menos unos pocos millones, o algún tipo de ingresos pasivos que te permita hacer lo que quieras.

Y no lo que quieras en plan de “trabajo en consultoría y me gusta.” ¡Venga ya! Lo que pasa es que has sido educado para que eso te parezca normal. Es la educación y la presión social la que nos hace considerar muy arriesgado el perseguir esa libertad. Pero no es cierto. Por supuesto que se puede. La mayoría de la gente piensa lo contrario porque la programación social es muy potente.

Si quieres vivir una vida de lujo, fiestas, barcos y vacaciones todo el año, ¡a por ello!

Si quieres tiempo y dinero para tocar la guitarra y viajar y no te interesa nada más, consigue el dinero necesario y tampoco te compliques.

Una persona tiene suficiente con un sueldo mensual de 2.500 €. Otra quiere eso al día. Otra tiene una familia con 4 hijos y necesita 5.324,19 € para estar bien. Otra quiere tres guitarras y tocar, sin más, y con 10.000 € al año tiene de sobra. Otra quiere 1 millón €/año aunque tenga que currar mucho, y otra quiere 1 millón €/año en intereses para no tener que trabajar.

Los objetivos de estas personas son distintos, por lo que sus estrategias para conseguirlas también lo serán.

Pero lo primero es saber lo que quieres para tener eso, una estrategia.

Disain Yo Fiucha —Cómo Ser Millonario

Se suele recalcar la importancia de definir objetivos con precisión (detallado y por escrito) para poder ir a por ellos y no es un truquillo que ayude… es clave.

Las personas evitamos hacerlo porque nos dominan las emociones y pre-diseñar un objetivo es una carga emocional hasta que se consigue.

  • Si no te lo tomas en serio y fracasas no puedes inventar excusas para tu gandulería.
  • Si te lo tomas en serio y fracasas parece que no eres suficientemente inteligente, tenaz o apto para lograrlo.

Al final tenemos una mayoría de gente que no se toma en serio su propia vida por temor a fracasar —cuando el fracaso es precisamente no intentarlo con ganas.

Por ejemplo yo llevo 3098234 milenios intentando ponerme en forma. Me pongo en forma durante unos meses y engordo de nuevo. Es cierto que mis vaivenes corporales han estado muy relacionados con mis cambios de “entorno” en los últimos años por estudios, trabajo, etc. pero también es cierto que no he tenido la determinación de decir (y escribir):

“¡Por mis huevos que voy a cambiar de hábitos YA, dejar de comer azúcares refinados y salir a correr cada mañana con el objetivo: 85kg el 31 de diciembre de 2014!”

Se vé a la legua que este tipo de objetivo es mucho más efectivo que:

“mmm otro helado… ufff, tengo que adelgazar…”

Si queremos cambiar cosas importantes, tenemos que acostumbrarnos a dejarnos de miedos tontos y fijar:

  1. objetivos precisos
  2. el hábito diario que nos hará conseguirlo

El punto 2 es igual de importante porque es lo que te permite conseguir el 1. Si tu hábito ahora no es ese, empieza poco a poco hasta que lo sea.

Pero estamos en KiSSllonario, así que vamos a aplicar este método a nuestro futuro financiero y emprendedurial. 🙂

Ahora Diseña Tu Presente desde Tu Futuro

Visto lo visto, está claro que “quiero ser millonario” no es un objetivo que merezca la pena.

Tenemos que precisar el dinero y el estilo de vida que queremos para saber el tipo de trabajo o negocio que nos hará conseguirlo.

Lo primero es pensar en el estilo de vida “en general” que nos hace felices. Para hacerlo bien, te daré unas pautas:

  • No valen afirmaciones en negativo, tipo “no quiero tener un jefe tan estúpido” o “no quiero vivir aquí toda la vida”. Solo valen como motivación inicial si estás muy perdido/a.
  • Debe ser algo positivo, tipo “quiero dedicarme a crear videojuegos con mi propia empresa, y tener varias casas en…” o “viajar por el mundo sin preocuparme por el dinero”.
  • No te pongas límites por lo que piensen los demás, tanto para añadir “cosas” al objetivo como para quitar. Tú decides lo que de verdad quieres. Conozco a chavales de 20-pocos cuyo deseo es tocar música y a otros cuyo deseo es ser multimillonarios (y no van desencaminados). Si otro ser humano ha conseguido eso que quieres o algo parecido, tú también puedes. Lo único que te separa de tu ideal es tiempo trabajando por él. Busca en Google si otros lo han conseguido para motivarte.
  • Ponte una fecha realista. No la pongas lejana para permitirte vaguear, pero tampoco tan cercana que te cree estrés. Cuando lo consigas descansarás una temporada y luego te pondrás otro objetivo porque es la naturaleza humana, así que disfruta del proceso.
  • Permítete cambiar conforme vas aprendiendo. Tendrás nuevas prioridades por lo que tu gran objetivo puede ir modificándose. Pero que no sea excusa para tomártelo a la ligera.

 Al Detalle — Cifras

Una vez estés más orientado con lo que de verdad quieres, debes ponerle números a tu vida ideal. Investiga un poco y pon precios y horas aproximadas.

Por ejemplo (ejemplo flashy):

  • Una casa en el Tibidabo: 1.5 M € (a pagar en hipoteca de 10.000 €/mes + 1.500 € de gastos y servicio de limpieza).
  • Un piso en Ibiza: 300.000 € (a pagar en hipoteca de 2.000 €/mes + 500 €/mes de gastos).
  • Un Lamborghini y un BMW compacto: 420.000 €.
  • Ropa y accesorios personales: 1.000 €/mes.
  • Gastos para dos hijos, incluyendo colegio: 3.000 €/mes.
  • Salidas, restaurantes, fiestas, cenas: 1.000 €/mes.
  • Reserva para imprevistos: 1.000 €/mes.

Este estilo de vida suma un coste de unos 20.000 €/mes + 420.000 € para los coches. Considerando impuestos, aunque esto depende de cómo te lo montes, para tener 20.000 €/mes limpios deberíamos de ganar entre 34.000 y 38.000 €/mes.

Ahora interviene tu decisión. ¿Cómo quieres vivir ese estilo de vida?

¿Quieres tener esa cantidad mensual mientras trabajas toda tu vida en algo que te gusta? ¿O prefieres amasar rápido una suma de dinero que te permita no hacer nada y ganar esos 38.000 al mes en intereses (por ejemplo unos 12 millones de euros al 4%)? ¿Mientras llegas a esos 12 M€ quieres vivir ese estilo de vida, o te da igual comer pasta y arroz hasta que vendas un negocio por esa cantidad?

A esas preguntas solo puedes responder tú.

Ahora bien, por abrir miras, estas necesidades son completamente distintas de este otro caso (ejemplo music):

  • Una guitarra acústica, una eléctrica y accesorios musicales varios: 6.000 €.
  • Un Macbook Pro con software de música: 4.000 €.
  • Viajar por todo el mundo sin grandes gastos: 3.000 €/mes.

Esto son 10.000 € de gastos iniciales, y luego unas ganancias de 5.000 €/mes sumando impuestos.

Si es tu pasión, podrías dedicar un año a construir un negocio online que dé ese dinero con no demasiado mantenimiento, y luego lanzarte a viajar con tu guitarra. Te dará una cultura y tendrás acceso a oportunidades que muy poca gente tiene.

Otra opción sería currártelo mucho más, vender un negocio por varios millones, invertirlo y hacer lo mismo pero con más dinero y sin ninguna obligación.

Parece que esto de poner números le quita glamour al asunto, pero es muy bueno porque:

  1. Vas a concretar tu objetivo. Al pararte a pensar reforzarás lo que de verdad quieres y desecharás lo que no.
  2. Vas a verlo más palpable.
  3. Va a desmitificar cosas que crees imposibles al verlas como un número.
  4. Te vas a motivar al empezar a reactivar tu sueño y fantasear con él.

Reality Check

Así dicho parece todo muy fácil. La verdad es que montar un negocio multimillonario aunque sea a pequeña escala no es fácil.

Ganar “un millón más” cuando ya has ganado uno, puede que sí. Los ricos dicen que lo difícil es ganar tu primer millón. A pequeña escala es “lo difícil es hacer la primera venta”.

A lo que se refieren es que no es que sea fácil o difícil. Bill Gates te dirá que ganar un millón es fácil. Lo difícil es adquirir la mecánica para hacerlo, ajustar todos tus hábitos, relaciones y pequeños detalles hasta conseguirlo. Una vez conoces la mecánica, es cuestión de repetir.

Pero creo que vivir la vida que deseas es suficiente motivación para currar como un militar de fuerzas especiales… No hay alternativa, solo conseguirlo, sí o sí. ¿Si no para qué carajo estamos aquí? El mundo y el universo es alucinante y el precio para disfrutarlo como sueñas es unos años de curro que además serán irrepetibles.

Si no piensas así este blog no te servirá de mucho.

Si piensas así y todavía no te has suscrito, hazlo ahora para estar al día de esos “detalles” para conseguirlo. 🙂

El Siguiente Paso…

Una vez tengas claro lo que quieres ahora (recuerda que puedes darte permiso para modificarlo conforme avances en tu mentalidad) es momento de organizarte.

Supongamos que lo que te va a dar la libertad para vivir la vida que deseas es un negocio que ya tienes en mente. ¿Se trata de un negocio que puedes empezar ya con poco dinero y hacerlo crecer? ¿Necesitas una inversión inicial importante y primero tienes que ahorrar? ¿Se trata de una invención y tienes que desarrollar un prototipo para presentarlo a inversores?

En mi caso, el negocio que tengo en mente necesita un flujo de dinero estable al principio. Como al comenzar no tenía dinero, cogí un trabajo que podía hacer un mono bien entrenado (aunque misteriosamente a algunos compañeros parecía gustarle…)

Por las tardes en lugar de salir de cañas, perfeccionaba mi negocio. Cuando ahorré lo suficiente dejé el trabajo porque para mí era insoportable ese estancamiento personal.

Así que mi siguiente paso es crear un negocio online que proporcione unos ingresos más o menos estables. En el próximo post empezaré a detallar cómo lo hago para que tú también lo hagas si está en tus planes.

Así que concreta lo que quieres. No te pongas límites dentro del sentido común, y ponle números y una fecha para conseguirlo. Después, organiza cómo vas a conseguirlo, ¿cuál es el primer paso?

¿Lo tienes? Da ese paso ya. Siempre podrás rectificar, pero vas a aprender sí o sí y cada día sin darlo es una oportunidad perdida. Lánzate y ¡nunca abandones! La otra opción es que llegue esa fecha que pusiste, mires atrás y te arrepientas de no haberlo intentado. ¡A por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *